Resultados preliminares sobre almacenamiento de carbono azul en los manglares del desierto mexicano

Explorar la Viz

Close

image description

El carbono azul, aquel capturado por ecosistemas marinos como los arrecifes coralinos y los humedales costeros, ayuda a mitigar el cambio climático al reducir los niveles atmosféricos de dióxido de carbono. Se ha observado que los manglares están entre los bosques más ricos en carbono en el mundo [1]. Quisimos investigar cuánto carbono se almacena debajo de estos bosques del Golfo de California y cómo está distribuido.

Las muestras de núcleos de sedimentos bajo el suelo mostraron tres capas consistentes. Una superficie inicial fangosa compuesta principalmente de una combinación de arena rica en materia orgánica, barro y lodo, seguida por una capa de turba, materia orgánica de las raíces en proceso de descomposición. Debajo de la turba encontramos arena gruesa con rastros de calcita, lo cual indica que existía una playa antes del establecimiento de un manglar.

Principales hallazgos:

Los estudios microscópicos han demostrado que la formación de turba origina del mangle negro (Avicennia germinans), un descubrimiento importante ya que publicaciones anteriores han supuesto que el origen de la turba es el mangle rojo (Rhizophora mangle). Se puede obtener conocimiento valioso sobre el papel ecológico de diferentes especies al descubrir la especie que crea la turba.

+ Bibliografía:
1.Donato DC, Kauffman JB, Murdiyarso D, Kurniato S, Stidham M, Kanninen, M. Mangroves among the most carbon-rich forests in the tropics. Nat. Geosci. 2011; 4, 293–297.