Close

palabra clave:

Evaluando la función de los peces en bosques de kelp y arrecifes rocosos

Explorar la Viz

Existe la percepción generalizada de que un ecosistema es más sano entre más especies tenga (1). Esta forma de comprender la naturaleza se enfoca en definir cuáles son las especies presentes sin explicar su función en el ecosistema. El enfoque funcional trata de identificar los componentes de la diversidad que influyen en el funcionamiento del ecosistema (2). Cuando tenemos dos comunidades con el mismo número de especies podríamos creer que su respuesta a cualquier tipo de cambio, natural o inducido, será el mismo. Una de estas comunidades podría tener especies que comparten rasgos funcionales como características biológicas (e.g. tipo de alimentación), morfológicas (e.g. forma del cuerpo) y ecológicas (e.g. preferencia del hábitat). Estas especies pueden desempeñar funciones similares en el ecosistema, por lo que conforman un grupo funcional. Variaciones en la presencia o densidad de una especie pueden ser compensadas por otras especies del mismo grupo funcional. Mientras tanto, la otra comunidad podría presentar más grupos funcionales pero algunos formados por una sola especie, por lo que un declive en su población resultaría en la pérdida de esa función en el ecosistema. Desde esta perspectiva, mantener todas las funciones en el ecosistema está por encima de los cambios temporales o permanentes a nivel de especies.

image description

Los bosques de kelp (Macrocystis pyrifera) y arrecifes rocosos son ecosistemas representativos en la costa del Pacífico de Baja California. Los bosques de kelp son uno de los ecosistemas más productivos y con mayor diversidad de peces, mientras que los arrecifes rocosos sostienen algunas de las pesquerías más importantes de la región (3). Sin embargo, la abundancia de macroalgas y la estructura tridimensional que el kelp genera supone mayor oportunidad para la diversificación de funciones, mientras que en los arrecifes rocosos las macroalgas y la red alimentaria que éstas soportan son más limitadas. Actualmente los estresores naturales y humanos, así como la explotación selectiva de especies, van en aumento y es por esto que es importante entender las respuestas de los ecosistemas marinos a nivel de función más que a nivel de especie, e inclusive identificar funciones que pueden ser vulnerables en futuros escenarios.

Realizamos censos visuales con buceo autónomo (5) en cuatro sitios de bosques de kelp (Las Rosas, Rincón de Ballenas, La Bufadora y Campo Kennedy) y cuatro de arrecifes rocosos (Punta Morro, Rincón de Ballenas, La Bufadora y Zeppelin) durante la primavera de 2014. Elegimos rasgos funcionales incorporando cuatro de las principales características de los peces: talla máxima, tipo de alimentación, preferencia de hábitat y forma del cuerpo. Evaluamos densidad de kelp y rugosidad del sustrato para analizar su asociación con la diversidad de grupos funcionales. Asimismo, calculamos la densidad de peces para entender el papel que juega dentro de un mismo ecosistema y entre los dos tipos de ecosistemas (4).

Principales hallazgos:

Mientras que el número de especies y grupos funcionales en ambos ecosistemas fue similar, las especies y grupos funcionales son distintos entre sitios y ecosistemas. La influencia de un grupo funcional en el ecosistema depende del número de especies que lo componen y de su densidad. Los bosques de kelp son ambientes dinámicos con mayor densidad de peces y diferencia en el número de grupos funcionales entre sitios. La mayor diversidad de especies se presentó en Rincón de Ballenas (23 especies), mientras que Las Rosas presentó la mayor diversidad funcional (13 grupos), ambos sitios con bosques de kelp. Los arrecifes rocosos son ecosistemas más homogéneos, sin diferencias significativas entre el número de grupos funcionales y cuáles están presentes.

En arrecifes rocosos, seis grupos funcionales se conforman por una especie, mientras que en los bosques de kelp solo tres tenían una sola especie, sugiriendo que los bosques de kelp pueden ser menos vulnerables a posibles disturbios. Las características del hábitat, cómo densidad de macroalgas, son importantes para que se establezcan más grupos funcionales y ayudan a explicar diferencias dentro del mismo ecosistema.

McGrady-Steed, J., Harris P.M., Morin, P.J. (1997). Biodiversity regulates ecosystem predictability. Nature 390, 162-165.

Tilman, D. (2001). Functional diversity. Encyclopedia of Biodiversity, 3(1), 109–120.

Allen L.G., D.J. Pondella, M.H. Horn. (2006). The ecology of marine fishes. California and adjacent waters, Berkeley: University of California Press. pp. 3–25.

Sgarlatta, M.P. (2015) Análisis de la diversidad taxonómica y funcional de la comunidad de peces de arrecifes rocosos y de bosques de macroalgas de Baja California, México. [MSc Thesis] 2015. CICESE.

Ramírez-Valdez A., G. Montaño Moctezuma, G. Torres Moye, J.C. Villaseñor Derbez, O. Aburto-Oropeza (2014): Counting fish in the Kelp forests of Baja California. DataMares. InteractiveResource. http://dx.doi.org/10.13022/M3BC7X