Close

palabra clave:

Las artes de pesca alternativas pueden hacer más daño que bien en el Alto Golfo de California

Explorar la Viz

Las artes de pesca alternativas se diseñan a menudo con una especie específico en mente. Si las nuevas redes protegen con éxito a una especie en peligro de extinción, pero tienen costos financieros y ambientales muy altos, ¿vale la pena implementarlas?

Los esfuerzos para proteger a las especies en peligro crítico a menudo descartan los efectos secundarios ecológicos y sociales que los acompañan. Esfuerzos concentrados en una sola especie y de corto plazo, junto con la falta de comunicación entre el sector pesquero y de conservación, pueden dar lugar a consecuencias negativas en general. Esto ya ha ocurrido en el Alto Golfo de California (AGC) a partir de décadas de iniciativas para proteger a la vaquita marina (Phocoena sinus) de la extinción. Con menos de 30 ejemplares restantes (1), la vaquita es el cetáceo marino en estado más crítico en el mundo y sólo se encuentra en el AGC.

La alta productividad de la zona contribuye a la rentabilidad de la pesca comercial, a saber, el camarón azul (Litopenaeus stylirostris) capturado mediante redes de enmalle (2). Si bien las partes interesadas están de acuerdo en que las redes de enmalle son la causa principal de mortandad de la vaquita (debido a que se enredan en ellas), los esfuerzos por conservarla han sido insuficientes. Las medidas extremas de conservación impulsadas por el gobierno a última hora (también conocidas como prácticas de gestión de arriba hacia abajo) han descuidado los medios de subsistencia y las tradiciones de los habitantes locales, no han protegido a la vaquita de una extinción inminente y han provocado preocupaciones ambientales adicionales para el ecosistema del AGC.

Históricamente, las redes de enmalle han sido ampliamente utilizadas por los pescadores artesanales del AGC para capturar camarones y otras especies de valor comercial (3). El temor a que continúen las muertes de vaquita marina ha dado lugar a una prohibición permanente de las mismas, impuesta por el gobierno mexicano en 2017, con la idea de que los pescadores adopten redes alternativas seguras para la vaquita (4). Las redes alternativas pasaron por una serie de pruebas en el 2013 y otras están en curso. Los datos recolectados en las pruebas experimentales muestran que, si bien estas redes de arrastre se consideran seguras para la vaquita, resultan en un aumento de la captura incidental (especies no objetivo), en consumo de combustible y tienen efectos negativos sobre la integridad del ecosistema y el fondo marino (5).

Principales hallazgos

Se realizaron 326 pruebas de artes de pesca en el AGC, comparando redes de enmalle tradicionales contra dos artes alternativas: una pequeña red de arrastre (conocida como RSINP) y una versión modificada. El análisis de los datos muestra que las redes de enmalle capturaron más de tres veces la cantidad de camarón, con un mayor número de organismos por unidad de área. Además cubrieron casi el doble de área y obtuvieron captura incidental comercializable. En cambio, ambas artes alternativas obtuvieron 2.7 veces más captura incidental inutilizable que las redes de enmalle y consumieron casi 30% más combustible por viaje. Se reconoce ampliamente que el uso de redes de arrastre, tales como las redes alternativas, puede dañar los hábitats del fondo marino.  Además, los datos muestran los impactos negativos que las redes alternativas pueden tener sobre la productividad de los ecosistemas (debido al aumento en capturas y muerte de especies de captura incidental), y una disminución de la rentabilidad de los pescadores, lo cual a su vez podría conducir a un aumento de los esfuerzos de pesca con el fin de ganar más dinero (con implicaciones negativas para el ecosistema del AGC). Los subsidios enfocados a compensar la pérdida de rentabilidad no son una solución a largo plazo porque promueven prácticas de pesca insostenibles al estimular un mayor esfuerzo pesquero, aunque haya menos recursos. Además, el gobierno mexicano tendría que pagar USD$ 8,5 millones adicionales por año para mantener los ingresos actuales de los pescadores (5). La cuestión sigue siendo, ¿hay una mejor manera?

Las vedas, las prohibiciones de las redes de enmalle y las artes alternativas sugeridas se enfocan en la reducción de la captura incidental de la vaquita, pero no garantiza que tales medidas a corto plazo resulten en el éxito a largo plazo de la conservación de la especie, en pesquerías rentables o incluso en un ecosistema sano. En última instancia, un menor número de pescadores y menor presión sobre los recursos oceánicos beneficiará a las nuevas generaciones y asegurará que los actuales pescadores puedan seguir generando beneficios. El verdadero éxito sólo será posible cuando los miembros de la comunidad y los grupos de conservación colaboren, y cuando el gobierno invierta en educación, medios de subsistencia y carreras alternativas, así como la sostenibilidad económica de la población local.

1. Morell, V. (2017). World’s most endangered marine mammal down to 30. Science, 355(6325), 558 LP-559. 2. Jaramillo-Legorreta, A., Cardenas-Hinojosa, G., Nieto-Garcia, E. et al. (2016). Passive acoustic monitoring of the decline of Mexico’s critically endangered vaquita. Conservation Biology, 31(1), 183–191. 3. Cantú-Guzmán, J. C., Olivera-Bonilla, A., Elena, M., & Saldaña, S. (2015). A History (1990-2015) of Mismanaging the Vaquita into Extinction-A Mexican NGO’s Perspective. Journal of Marine Animals and Their Ecology, 8(1), 15–25. 4. DOF. (2017). ACUERDO por el que se prohíben artes, sistemas, métodos, técnicas y horarios para la realización de actividades de pesca con embarcaciones menores en aguas marinas de jurisdicción federal de los Estados Unidos Mexicanos en el Norte del Golfo de California, y se establecen sitios de desembarque, así como el uso de sistemas de monitoreo para dichas embarcaciones. Diario Oficial de la Federacion, Mexico. 5. Aburto-Oropeza, O., Lopez-Sagastegui, C., Moreno-Baez, M., Mascareas-Osorio, I., Jimenez-Esquivel, V., Johnson, A. F., & Erisman, B. (2017). Endangered Species, Ecosystem Integrity, and Human Livelihoods. Conservation Letters, 0(0), 1–8. https://doi.org/10.1111/conl.12358