Close

palabra clave:

Los manglares son productores de pargos

Explorar la Viz

El pargo amarillo (Lutjanus argentiventris) juvenil depende de los hábitats en los estuarios en su primer año de vida. Las camas de pequeñas piedras en las bocas de las bahías son su hábitat preferido durante el reclutamiento. Ahí permanecen los individuos más pequeños, de aproximadamente 2 cm de longitud, durante aproximadamente dos meses (1). Después, los individuos migran a los bosques de manglar donde permanecen otros 10 meses en la franja costera del bosque, beneficiándose del hábitat de crianza proporcionado por las raíces del mangle rojo (Rhizophora mangle). Después de un año, dejan los manglares y se trasladan a una serie de hábitats diferentes a medida que maduran, finalmente habitando los arrecifes rocosos profundos durante la edad adulta (2).

image description

Nuestro objetivo en este estudio fue estimar el número de pargos amarillos “exportados” cada año por los parches aislados de manglar del Golfo de California (GC). Utilizamos los datos de los años 2007 y 2009 de nuestro monitoreo continuo de lagunas costeras a lo largo del GC (3). Inspeccionamos visualmente a través de transectos submarinos (50 m × 2 m) cada uno de los 41 sitios de manglar, contando los juveniles de pargo amarillo (5 – 7 cm de largo) para calcular las densidades (número de peces por unidad de área). Para los bosques que no hemos sido capaces de estudiar en un año determinado, se asumió que la densidad de juveniles era igual a la densidad media en los bosques similares del Golfo, agrupando los sitios por región (centro o sur del GC) y geología (rocoso o arenoso).

Utilizando mediciones a partir de imágenes satelitales de cada bosque de manglar y la conocida relación entre el área total del manglar y la franja correspondiente, logramos calcular el área total de franja costera que sirve como hábitat para los pargos juveniles (4). Multiplicando el área de la franja por la densidad media de pargo juvenil, obtuvimos la abundancia total de juveniles de ese bosque. En cualquier año, sólo una clase por año de pargos juveniles se puede encontrar entre las raíces de los mangles. Por lo tanto, podríamos utilizar estas abundancias para estimar el número de peces que dejan cada bosque cada año. Al tomar en cuenta la tasa de mortalidad de los individuos que emigran de las raíces de mangle a los arrecifes rocosos, se puede estimar con precisión el número de peces añadidos a estos hábitats marinos cada año.

Principales Resultados

Las densidades de los juveniles entre las raíces de mangle varía por región y geología y se observaron diferentes patrones entre 2007 y 2009. En 2007, las densidades de juveniles de pargo amarillo en manglares rocosos eran el doble que en los manglares arenosos. En 2009, la diferencia entre los dos tipos de manglares desaparecieron y en su lugar la región mostró un gran efecto: los manglares del norte tenían densidades siete veces mayor que los manglares del sur. En total, se estima que cada año los manglares del Golfo exportan aproximadamente 67,000 juveniles de pargo amarillo, o 2,000 juveniles por km2 de franja costera de manglar. Con estas cifras en mente, está claro que el manejo de los manglares debe tomarse en cuenta dentro de los esfuerzos de gestión de la pesca de pargo amarillo, un componente importante entre las pesquerías del Golfo de California.

1. Cota-Nieto J, Plomozo T, Domínguez-Guerrero I, Costa M, Aburto-Oropeza O (2014) Snapper habitat in Gulf of California mangrove forests. DataMares. InteractiveResource. http://datamares.ucsd.edu/eng/projects/mangroves/snapper-habitat-in-gulf-of-california-mangrove-forests/.
2. Aburto-Oropeza O, Domínguez-Guerrero I, Cota-Nieto J, Plomozo-Lugo T (2009) Recruitment and ontogenetic habitat shifts of the yellow snapper (Lutjanus argentiventris) in the Gulf of California. Mar Biol 156: 2461-2472.
3. Aburto-Oropeza O, Murray J, Domínguez-Guerrero I, Cota-Nieto J, López-Medellín X, Ezcurra E (2014) The ecological role of mangroves and environmental connectivity. In: Wehncke EV, Lara-Lara JR, Álvarez-Borrego S, Ezcurra E, editors. Conservation Science in Mexico’s Northwest: Ecosystem Status and Trends in the Gulf of California. Riverside, CA: UC Institute for Mexico and the United States. pp. 177-201.
4. Aburto-Oropeza O, Ezcurra E, Danemann G, Valdez V, Murray J, Sala E (2008) Mangroves in the Gulf of California increase fishery yields. PNAS 105: 10456-10459.